Buceo en el Mar rojo: el pecio de SS Thistlegorm

Noche del 6 de octubre de 1941, 01.30 AM. Tras una larga travesía, el S.S. Thistlegorm ha echado el ancla en los alrededores de Shahab´ali. Aparentemente ya está en zona segura. Aunque está a menos de 300km del frente y dentro del radio de acción de los bombarderos alemanes, tras la travesía, esquivando corsarios alemanes y submarinos u-boot al acecho de presas que transporten material bélico para los aliados, el Thiselgorm está ya cerca de su destino.

La historia del Thistlegorm

El Thistlegorm, rodeando todo el continente africano y tras hacer escala en Sudáfrica, ha llegado por fin a las relativa seguridad de las aguas del mar rojo, formando parte de un convoy protegido por el crucero HMS Carlisle. Su destino final, el puerto de Alejandria. Una vez allí podrá descargar su preciada carga con destino al Octavo ejercito, a punto de iniciar la Operación Crusader que intentara liberar Tobruk del cerco alemán.

La II Guerra Mundial está en pleno apogeo. Alemania domina ya toda Europa y somete a Inglaterra a una campaña de bombardeos como preparación de la invasión. El Mediterráneo entero está dominado por la flota italiana y la aviación alemana, salvo la pequeña isla de Malta sometida a bombardeos diarios por las fuerzas del Eje.

El escenario principal de la guerra se ha trasladado al norte de África, donde Rommel, al mando de las divisiones italianas y de su legendario “Africa Korps” ha logrado derrotar sucesivas veces al Octavo ejercito británico y amenaza ya Egipto y el Canal de Suez. Si consigue tomarlo, abrirá la via a la conquista de Irán e Irak y sus campos petrolíferos y cortará en dos las comunicaciones y el transporte entre Inglaterra y sus colonias de extremo oriente.

Churchill, necesita desesperadamente una victoria en África. Egipto no puede caer. Además, una victoria es vital para levantar la moral de los ingleses, sometidas sus ciudades a un acoso salvaje con constantes bombardeos por parte de la Luftwaffe, y para convencer a los americanos de que la causa de los aliados no es una causa perdida. Releva a Wavell y ordena al general Auchinleck que comience los preparativos de la Operación Crusader. Auchinleck empieza a acumular fuerzas con el objetivo de emprender la ofensiva en noviembre y obtener la tan necesaria victoria sobre Rommel que permita a los aliados iniciar el cambio de rumbo en la contienda.

 

thistlegorm

 

El S.S Thistlegorm, anclado plácidamente en aguas aparentemente seguras, espera. Construido por Thompson & Sons en Glasgow en 1940, y con unas dimensiones de 128m de eslora y 18m de manga, es un mercante que desplaza casi 5000 toneladas, y que ha rodeado todo el continente africano cargado de pertrechos militares tan vitales para la Operación Crusader. En sus bodegas se agolpan locomotoras, depósitos de agua, camiones, motocicletas, alas de repuesto para los Spitfire, tanquetas Bren, fusiles, botas y toda clase de munición destinada a reforzar al ejército británico.

 

El hundimiento del Thistlegorm

Noche del 6 de octubre de 1945, 02.00 AM. Es una noche de luna llena. El vigía de proa sobrelleva su guardia aburrido. Llevan dos semanas anclados esperando autorización para el cruce del canal y llegar por fin a su destino, Alejandria. Los bares de la ciudad supondrán un cambio agradable tras semanas de tensión en el mar a causa de los submarinos y la tediosa espera a las afueras del canal. El capitán Ellis ha ordenado no bajar la guardia y mantenerse atentos, llevan demasiado tiempo atracados en la zona, pero en dos semanas no ha ocurrido absolutamente nada, solo la espera interminable.


View Thistlegorm in a larger map

Es tal el tráfico naval por esta causa en el canal de Suez, que el caos domina la situación y su cruce se lleva a cabo por estricta prioridad según la urgencia del material transportado, tamaño y tiempo de espera, ya que la actividad de la luftwaffesobre el canal era frecuente y su cruce, peligroso. Es por esto que tras llegar al Mar rojo en la tercera semana de septiembre, el capitán del Thistlegorm recibe ordenes de anclar el barco y mantenerse a la espera de ordenes, ya que el canal está bloqueado por dos barcos bombardeados que han colisionado e interrumpido la navegación.

La zona de espera no es un área frecuentada por la aviación alemana y es relativamente segura, pero los servicios secretos alemanes reciben un soplo. Un barco enorme, quizás el Queen Mary, se encuentra anclado a la entrada sur del canal esperando cruzarlo y cargado de tropas de refuerzo, unos 2.000 hombres.

Ante tamaña presa, la luftwaffe lanza desde Creta dos bombarderos Heinkel He 111 hacia el área indicada con la misión de intentar localizarlo y hundirlo.

thistlegorm2

Así, tras horas de patrulla infructuosa tratando de localizar sin suerte al transatlántico cargado de tropas, los pilotos alemanes, a punto de dar la vuelta por motivos de combustible, descubren al Thiselgorm pacíficamente atracado al noroeste de Shag Rock.

Su situación no puede ser mejor para una misión de bombardeo. Vuelan bajo y con la luna a su espalda en ese momento. Esto impide su localización a los vigias del barco y dificulta el uso de la artillería antiaérea. Por el contrario, su visión del objetivo es inmejorable, totalmente iluminado por la luz de la luna y recortado contra la negra oscuridad del mar.

Un murmullo sordo comienza a oírse. En el mar es difícil identificar la dirección, el agua no ayuda. El murmullo se oye ahora mas claro. Aviones, sin duda alguna. El vigia empieza a oir los motores de aviones pero no podrá localizarlos, ni averiguar si son amigos o enemigos hasta el último y fatal momento. Suena la alarma y toda la tripulación corre hacia sus puestos de combate, la mayoría a medio vestir.

Dos bombarderos Heinkel he 111 de largo alcance en vuelo bajo aparecen de pronto y sueltan su letal carga de bombas sobre el Thistlegorm. Dos impactos de bomba sobre el barco son confirmados por los tripulantes de los bombarderos. Segundos después, una bola de fuego sacude el barco. Uno de los proyectiles alcanza la cuarta bodega, la que iba llena de munición de diverso tipo, la cual explota partiendo prácticamente el barco por la mitad y provocando su hundimiento de forma instantánea, llevándose la vida de nueve de los cuarenta y cuatro marinos que tripulaban el barco. Lo último que ven los pilotos mientras se alejan es el barco objetivo hundiéndose rápidamente envuelto en llamas y casi partido en dos. Misión cumplida.

En el camino de vuelta, a poca distancia de la zona del ataque, uno de los Heinkel divisa otro buque grande atracado. Apenas unos dias mas tarde, el Rosallie Muller correrá la misma suerte que el desafortunado Thistlegorm.

[dt_divider style=”thin” /]

John Whitham, vigía de guardia.

“Yo estaba de guardia. Sobre la una de la madrugada escuchamos el ruido de las aeronaves. Buscamos a través de la Carlisle, pero no encontramos nada, y el sonido del avión se acercaba. Lo primero que se me di cuenta era que  estaban plantando unas cuantas bombas sobre nosotros, que, por desgracia,dieron de lleno en la bodega número cuatro, y tal vez en la cinco. En la número cuatro  sí sé que si, porque había  llamas que salían de allí y nosotros …… tuvimos cerca  un buen fuego durante un tiempo que se nos hizo muy largo. “

Denis Gray.

“… Parecio durar como dos o tres minutos la inmensa explosión, me parece, y por supuesto que estábamos buscando en la dirección del Thistlegorm. Poco después de la explosión hubo una gigantesca llama que iluminó ambos lados del Mar Rojo en ese punto. Pudimos ver que iluminan el Monte Sinaí por un lado y Egipto en el otro lado y todos los barcos y todo alrededor y luego, de repente, parecío haber una segunda explosión explosión y mirando todavía dirección al barco  nos quedamos impresionados al ver lo que resultó ser una locomotora. Estaba al rojo vivo, con chispas brotando de ella y  venía volando por los aires en nuestra dirección… “

(Extraidos del libro SS Thistlegorm – The True Story of the Red Sea’s Greatest Shipwreck)

[dt_stripe type=”1″ bg_color=”” bg_image=”” bg_position=”” bg_repeat=”” bg_cover=”false” bg_attachment=”false” padding_top=”” padding_bottom=”” margin_top=”” margin_bottom=””][/dt_stripe]

 

El descubrimiento del Thistlegorm

En 1956, el comandante Jaques Cousteau, con su barco Calypso, inician la búsqueda del pecio basándose en la documentación de la época y en las indicaciones de los pescadores locales. La leyenda cuenta que una vez localizada el área donde debía estar el barco, Cousteau se fijó en varios pescadores locales que atracaban en alta mar. Cuál fue su sorpresa al seguirles y descubrir que su punto de amarre era ni mas ni menos que el mástil de un barco hundido que llegaba a escasos metros de la superficie. Se acababa de descubrir el SS Thistlegorm.

 

Cousteau hace público su descubrimiento en su documental “El Mundo del silencio”. Se lleva la campana del barco, así como la caja fuerte del capitán y una motocicleta . Sin embargo no publicó sus coordenadas por lo que el barco siguió oculto a los buceadores durante décadas. También cuenta la leyenda que tras explorar y filmar el barco, el equipo de Cousteau serró el mástil para dificultar más aun la posible búsqueda del barco por posibles expoliadores.

Nunca se sabrá la verdad, pero es cierto que en el vídeo de Cousteau el mástil está aún erguido y que cuando se redescubre el mástil esta caído en la zona de proa, como se puede observar en la actualidad. Esta negativa a dar a conocer las coordenadas del descubrimiento le ocasionó a Cousteau numerosos problemas con la Albin Line, la compañía fletadora del barco y con el Gobierno británico, que reclamaba el pecio como tumba de guerra.

Existe también sobre este tema la leyenda, esta vez negra, de que el Thistlegorm en su tercera bodega, en la actualidad vacía, llevaba oro, el material militar mas importante de todos, pues las guerras sin dinero no se ganan. Este oro iría destinado a sufragar los pagos de los abastecimientos del octavo ejército a los proveedores locales. Asi pues, Cousteau habría sido informado por la marina inglesa de la posición aproximada del pecio y contratado para vaciar la bodega y sacar el oro. Todos los demás movimientos de Cousteau simplemente irían encaminados a ocultar la verdadera carga del barco.

Sin embargo, aunque es cierto que las bodegas uno y dos tienen la carga perfectamente alineada y organizada y que la bodega numero 3 esta totalmente vacia, algo muy extraño en un buque de transporte en plena guerra mundial, lo cierto es que resulta difícil creer que si efectivamente el SS Thistlegorm hubiese transportado oro, el alto mando británico lo hubiera tenido esperando dos semanas en la entrada del canal de Suez. Posiblemente hubieran desviado su carga a un puerto del Mar Rojo y el oro hubiera continuado su viaje por otra via.

Nunca se sabrán las circunstancias exactas que rodearon su descubrimiento. Sin embargo, tras 30 años de nuevo en el olvido, un grupo de buceadores deportivos locales a finales de los años 80 iniciaron su búsqueda y lo redescubrieron, pasando a ser una de las mayores atracciones turísticas del Mar Rojo en los años 90, un destino ineludible para buceadores de todo el mundo y uno de los mejores pecios buceables del mundo a nivel recreativo. Como curiosidad, el Thistlegorm genera mas dinero al año vía turismo de buceadores que las pirámides…. [dt_stripe type=”1″ bg_color=”” bg_image=”” bg_position=”” bg_repeat=”” bg_cover=”false” bg_attachment=”false” padding_top=”” padding_bottom=”” margin_top=”” margin_bottom=””][/dt_stripe]

 

Las inmersiones

– 

El Thistlegorm tiene 128 metros de eslora, por lo que es recomendable si queremos verlo con calma, inspeccionarlo en al menos 3 inmersiones. Asimismo es recomendable el hacer las inmersiones con nitrox para aumentar el tiempo de fondo sin necesidad de descompresión, pues aunque la cubierta la encontramos entre los 15 y los 18 metros, al bajar a las cubiertas, la locomotora o la hélice si llegaremos a tocar los 29 metros de profundidad.

El pecio del Thislegorm en la actualidad
El pecio del Thislegorm en la actualidad

La primera, podemos dedicarla a la proa y las primeras bodegas. Recomiendo fervientemente avanzar unos 20 o 30 metros desde la proa y hacia el azul, dejándonos caer luego. La corriente suele ser de proa a popa, asi que deshacer el camino dejándose llevar y ver aparecer la silueta de la proa como si fuera un barco fantasma es una experiencia inolvidable. Tras esto, ya podemos inspeccionar a nuestro gusto la proa y las bodegas 1 y 2, deteniéndonos en los camiones, las motos, las alas de avión, fusiles, botas….En cubierta encontramos también dos cisternas de agua y dos vagones contenedores para carbón.

Infografía de las inmersiones del Thistlegorm

Infografía de las inmersiones del Thistlegorm

  La segunda podemos dedicarla a la zona central del barco, camarote del capitán la locomotora que salió despedida tras el impacto de la bomba y la zona mas afectada por la explosión de la misma, donde encontraremos abundante munición, rifles y un par de tanquetas autoametralladoras Bren Carrier.

 La tercera inmersión se dedica a la popa del barco donde se sitúan tanto el cañón de superficie como el antiaéreo, sin duda las partes mas fotogénicas del barco para hacerse una foto y para los amantes de la fotografía submarina de ambiente…La hélice del barco es el punto de máxima profundidad y es impresionante por su tamaño. La vuelta podemos hacerla a menor cota por el lado de estribor del barco hasta la parte media o hasta donde nos alcance el aire.

 

En caso de no poder hacer tres inmersiones, puede hacerse en dos, pero esto resta mucho tiempo de curiosear o de detenerse a admirar la grandeza del pecio, ya que es muy grande. No os perdais tampoco si teneis oportunidad la ocasión hacer una nocturna, ya que es espectacular. Al estar el pecio en mar abierto muchos animales lo usan de refugio para dormir. Eso, y el paraje incomparable de ir descubriendo un pecio como este con la única luz de tu foco, hacen que sea un inmersión inolvidable

 

thistlegorm5

 

Dos últimos consejos: La corriente suele ser de proa a popa y de leve a moderada, pero no olvidemos que estamos en mar abierto. Y no olvidemos tampoco de mirar hacia arriba o hacia el azul. A pesar de estar en uno de los mejores pecios del mundo, al estár en mar abierto podemos ver pasar cualquier cosa. Si, he dicho cualquier cosa…….

6 comentarios en «Buceo en el Mar rojo: el pecio de SS Thistlegorm»

  1. Pingback: Buceo en el mar rojo, la inmersión en el Kingston | Inmersiones

  2. Pingback: Pecios del Mar Rojo, la inmersión en el Rosalie Moller | Inmersiones

  3. Pingback: Bucear en Palamós: la inmersión en el "boreas" | Inmersiones

  4. Pingback: Buceo en el Mar Rojo: Small Crack

  5. Pingback: Pecios del Mar Rojo: bucear en el Dunraven

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *